Hasta este momento no hay respuesta sobre que hace la dirección regional de Trabajo y Promoción de Empleo de Madre de Dios, que permite que en Puerto Maldonado haya explotación del hombre por el hombre, explotación de la mujer por la mujer, no hay quien controle o quien defienda a los explotados por supuestos patrones o dueños de tiendas de ropas, discotecas, restaurantes, pollerías, ferreterías hasta en kioscos hay explotación que solo le pagan 300 soles de sueldo mensual al pobre trabajador o trabajadores, vendedoras en quioscos en el mismo mercado modelo, ni que hablar en hoteles, un abogado conchudamente publica su aviso 600 soles para ser recepcionista de hotel de noche, imaginen este ofrecimiento humillante, si es una madre soltera con hijos pobre de ella que “si te acepto con hijos es porque te hago favor a darte trabajo por lo tanto tu pago es en comida y estadía, solo te corresponde propina de 100 soles al mes”, estas supuestas grandes empresas que ganan bien, no ofrecen ni seguro, no cumplen con dar bonificación ni pagan sueldo mínimo al trabajador que es 850 soles mensuales, el trabajador no conoce CTS, nunca cumplen con dar vacaciones a su trabajador que trabaja 15 horas hasta 18 horas al día, no conocen bonificación por navidad, por 28 de julio, menos escolaridad.
Pero todo este conglomerado de explotación masificada en Madre de Dios pasa a vista y paciencia de una dirección regional de trabajo y promoción de empleo, que nunca fiscalizan, que nunca hace inspecciones inopinadas, jamás se preocupan por los trabajadores del ente privado, no saben cuál es la real función de la dirección de trabajo en una región, esta entidad en Madre de Dios no tiene un plan de trabajo anual, su única función es cobrar mensualmente sus respectivos sueldos y vivir a cuerpo de rey.
Cuando esta entidad debe y está obligado a realizar campañas de sensibilización permanente e inspeccionar de manera inopinada permanente, sancionar a los malos empleadores, proteger a los trabajadores, al ser humano que sea tratado como ser humano y con derechos que la ley les otorga, hacer respetar al trabajador a obtener remuneración justa, pero a Otsuka y a su gente eso les importa un bledo, un “pepino” y hacen que los trabajadores de ente privado pasen las de Caín.